Saltar al contenido

Entrevista a Josep Rodés, ilustrador.

19 de diciembre de 2012

Ilustrador catalán afincado en Alemania, Josep Rodés estudió en la Llotja de Barcelona y ha publicado libros ilustrados para niños y para adultos en diversas editoriales tanto de España como de otros países. Entre sus trabajos para el público infantil, destacan varios álbumes ilustrados como Batalla de Naipes, La pequeña bruja y El pescador y su mujer, de Kalandraka, y Piedra, Palo, Paja de OQO Editora. Para sus ilustraciones utiliza tanto herramientas digitales como otras técnicas tradicionales como el gouache, la pintura acrílica, el collage o la tinta china. Su primera obra para NiceTales, de la que también es el autor, es Po el terrible, un entrañable y divertido cuento para los más pequeños.

¿Recuerdas el momento que decidiste dedicarte a la ilustración y qué fue lo que te impulsó a hacerlo?

Pasé muchos años dibujando de forma autodidacta y perdiendo el tiempo en otros estudios. El mundo gráfico que más conocía era el del cómic europeo. Cuando finalmente llegué a la Llotja en Barcelona, descubrí el oficio de ilustrador y durante los dos años de estudios comunes decidí que me dedicaría a ello. La ilustración me parecía un formato que se adaptaba a mi manera de dibujar, donde podía recrearme tranquilamente en no muchas imágenes y no debía construir secuencias completas como me parecía que sucedía en el cómic.

¿Qué te inspira cuando concibes una historia? ¿Ideas primero la historia o la ilustración?

Generalmente he trabajado por encargo y no he concebido muchas historias propias. Hace años había creado algunas historias de carácter muy oscuro, de las cuales ilustré una: El país del frío eterno. Cuando entré en el mundo editorial infantil, esta faceta más adulta quedó un poco aparcada, aunque la recupero de vez en cuando. Ahora tengo hijos y son una fuente inagotable de inspiración. Sus travesuras, su visión del mundo, sus conflictos y deseos te devuelven a tu propia infancia, y de repente te das cuenta de que en ti mismo hay un tesoro por descubrir.

A veces me viene una imagen a la cabeza y me apresuro a esbozarla en mi libreta, entonces acostumbro a acompañarla de alguna frase. Me gusta seguir creando imágenes y frases a partir de ésta y cuando veo posible cerrar el círculo de forma coherente, creo que he concebido la historia. También puede haber un tema concreto que me inquieta, entonces suelo proceder de la misma forma.

Cuando escribes, ¿qué te gusta transmitir con tus historias?

Me gustaría mucho no ser moralista con mis historias. Es algo de lo que pretendo desprenderme. Lo que me gustaría transmitir –si es que es algo controlable lo que uno quiere transmitir– es la sensación que uno tenía de niño, en que el mundo era maleable, y se expandía hacia el infinito en todas direcciones, en el que el tiempo no tenía reloj y en el que la fantasía tenía una presencia real.

En el proceso creativo, ¿qué aspectos de la historia tienes en cuenta a la hora de idear las ilustraciones?

Cuando me enfrento a una historia, sea mía o de otro, intento colarme entre las líneas del texto, explicando con las imágenes cosas que en el texto no se reflejan, o que se podrían deducir de él libremente. Obviamente no puedes alejarte de la narración, pero la imagen puede ser complementaria del texto y también a la inversa. Trato de crear un juego entre los dos. En Po el terrible el texto habla de un terrible monstruo y las imágenes de un “niño travieso”.

¿Qué opinas de las nuevas tecnologías y del fomento de la lectura? ¿Crees que son compatibles?

Pienso que la lectura hay que fomentarla con o sin las nuevas tecnologías. Los niños ven lo que haces y te imitan. Ven que lees y escribes en el ordenador y lo quieren hacer, ven que lees en la cama antes de dormir y ellos quieren su libro. Las nuevas tecnologías están presentes en sus vidas desde que nacen, no como los de mi generación, que descubrimos el ordenador con el Commodore o el Amstrad. Van a interaccionar con ellas desde muy temprano y es bueno que las aprendan a utilizar correctamente. Si a un niño le muestras que puede leer un libro con el iPad, le estás ofreciendo una nueva herramienta para vivir la aventura de la lectura. Estás facilitando que le guste leer.

¿Podrías decirnos qué libros te marcaron de niño y qué recomendarías a las futuras generaciones?

Una vez de niño descubrí en un armario del trastero de mi abuela un fajo enorme de revistas de cómic, quizás de mi padre. El TBO, Pulgarcito, DDT, y otras que no recuerdo. Fue un descubrimiento transcendental. Recuerdo que quería ser dibujante de Bruguera y cuando cerró me llevé una enorme desilusión. Mi familia no era de leer mucho y yo me buscaba mis propias lecturas, casi siempre en el mundo del cómic. Leía todos los cómics que encontraba, excepto los de superhéroes. Con los años le encontré el gusto a los libros. Sin duda, para los niños recomiendo al escritor italiano Gianni Rodari. Aunque si tuviera que salvar un solo libro, este sería Moby Dick.

Gracias, Josep.

Portfolio de Josep Rodés: http://www.behance.net/Joseprodes

Po_doble_CAST

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: